fbpx

Mi mejor aliado para este ciclo

A estas alturas del ciclo tenemos tareas, exámenes y lecturas; es aquí donde siempre surge la pregunta ¿cómo organizo todas mis tareas? Ahora que ya tienes los esenciales para clases, me gustaría comentarte un poquito más sobre cómo me ayudó un Study Planner en la universidad.

Utilizar papelería bonita no tiene precio, pero organizar todas tus tareas, exámenes y calificaciones en un solo lugar, ¡no tiene comparación! Por eso te mostraré cómo sacarle el mayor provecho a tu Study Planner Dulce Compañía.

Comenzamos con una de mis áreas favoritas: metas del ciclo. Me encanta que la primera parte tenga las metas ya que nos ayudará a enfocarnos en lo que queremos, ya sean objetivos personales, académicos o del trabajo. No te olvides de completar tu promedio deseado así, a fin de ciclo, podrás revisar si lo alcanzaste o superaste.

La segunda parte trata de mis cursos, una página para completar a detalle datos sobre el profesor y el aula. Te recomiendo llenarlo las primeras semanas de clase para tener esa información siempre a la mano.

Seguimos con semestre a la vista. Esta parte es ideal para apuntar todos los exámenes, prácticas y controles de lecturas. Sería ideal llenarlo con tu calendario académico al lado. Esta sección te ayudará a saber cuánto falta para esas fechas importantes y poder avanzar con algunas lecturas para los exámenes.

Llegamos a mi parte favorita, la vista semanal. Empezamos con el plan de estudio para la semana, aquí puedes monitorear cuántas horas le dedicas a cada curso o tarea y organizar ese tiempo para toda la semana. También tenemos el habit tracker (¿ya revisaste el post sobre rutinas y su importancia?) Llevar el control de las rutinas para estudiar es súper importante, por ejemplo leer 10 páginas por día puede ayudarte a avanzar con los libros que suelen dejar para los controles de lecturas.

Para nuestro día a día tenemos una vista tipo checklist, que me parece súper práctica, ya que es fácil marcar las tareas realizadas y organizarlas por curso. Si es necesario dar más detalle a alguna tarea, tenemos datos importantes del día, así como casillas para monitorear cuando gastamos y nuestras horas de sueño. Al estudiar, el descanso es muy importante aunque muchas veces no seamos conscientes de ello.

Otros complementos que no puedes perderte, son los grupos de estudio. Deja atrás el apuntar en una hoja los nombres y correos de tus compañeros, aquí podrás revisarlo las veces que necesites.

Y una infaltable: ¡las calificaciones! Evita las sorpresas a fin de ciclo y coloca todas tus notas por curso; verás tu progreso y podrás sacar tu promedio final de manera sencilla. Para sacarle el jugo, te recomiendo apuntar las calificaciones al momento de recibir cada examen, así no se te escapará ninguna nota.

Estas son mis partes favoritas del Study Planner, las he utilizado muchísimo y debo decir que ha sido mi mejor aliado en el último ciclo. También te recomiendo explorar otras partes como conferencias, mis gastos, pinboard y contactos. Como ves, ¡es una herramienta súper completa que no puedes dejar pasar!

Espero te haya gustado la entrada de esta semana. Nos encantaría ver cómo decoras tu studyplanner y qué otros usos le das. Etiqueta a @dulcecompania y utiliza el #studyplanner que estaremos atentas para compartirlo con otras amantes de la papelería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *